¿Qué es el Mantenimiento y cuáles son sus tipos?

¿Qué es el Mantenimiento y cuáles son sus tipos?

noviembre 5, 2019 0 Por Guillermo Huerta

Según Wikipedia el Mantenimiento se define como: “Conservación de una cosa en buen estado o en una situación determinada para evitar su degradación”; esto anterior en el significado más literal de la palabra. Pero este concepto no es suficiente para entender del todo el término y las acciones necesarias para llevar a cabo el Mantenimiento. Por lo que en la ingeniería, podríamos decir:

“Son aquellas actividades que evitan la degradación de un equipo, sistema o material otorgándonos el mayor tiempo de utilidad del mismo”.

Ahora es necesario tener en claro dentro de nuestros conceptos los tipos de mantenimiento que existen, esto con el principal objetivo de diferenciar la utilidad y practicidad de cada uno de estos; no quiere decir que uno sea superior a otro sino que se obedecen al tipo de actividades que se emplearan a nuestro objetivo, llámese equipo, sistema o material.

Por tal motivo y con tal de tener los conceptos de mantenimiento más claros es necesario aplicarlos a una analogía básica. Por lo que en nuestro artículo hemos decidido emplear de ejemplo a un vehículo motorizado (automóvil), pues es un equipo con el que la mayoría de las personas se encuentran familiarizadas.

Mantenimiento Preventivo

Este tipo de mantenimiento consiste en aquellas actividades que son rutinarias y tienen como objetivo mantener en continuas condiciones de operación a nuestro “vehículo”. Algunas de estas actividades son: Limpieza, reapriete de tornillería en general, reposición de niveles de líquidos lubricantes y refrigerantes, purgado de sistemas hidráulicos; cambios de filtros y válvulas, entre otros.

Este mantenimiento es invasivo; es decir que es necesario realizar un restablecimiento de condiciones sobre el “vehículo”.

Ejemplo: “Expertos recomiendan realizar el servicio de afinación mayor cada seis meses o a los 10.000 kilómetros; lo que ocurra primero; esto con el fin de mantener en óptimas condiciones el motor de nuestro vehículo”.

Es necesario ahora tener en claro que no hemos reparado nada aun, solo lo re acondicionamos para su uso constante.

Mantenimiento Correctivo

Este tipo de mantenimiento consiste en actividades de reemplazo o reparación para devolver la funcionalidad o confiabilidad de nuestro “Vehículo”.

En otras palabras, algunas de estas actividades son: Reemplazo de llantas, mangueras, bandas, rodamientos, frenos, batería; así como reparación de alternador, ajuste de mecanismos, calibración, pintura, cambios de programación, por mencionar algunos.

En otras palabras este mantenimiento es invasivo; quiere decir que es necesario realizar algo sobre el “vehículo” y a su vez será reemplazado o reparado.

Ejemplo: “Expertos recomiendan realizar un trabajo de rectificación de discos y tambores después un periodo de desgaste excesivo, con el objetivo de tener más confiabilidad al sistema de frenos de nuestro vehículo.”

Es necesario ahora tener en claro que si hemos reparado algo y también lo haremos más  confiable para su uso constante.

Mantenimiento Predictivo

Consiste en actividades de mejora o reemplazo de componentes con el objetivo de evitar la inoperatividad de nuestro “vehículo”.

Algunas de estas actividades son muy parecidas al mantenimiento correctivo, pero su intención es evitar a toda costa que nuestro “vehículo” falle pues conocemos y controlamos el tiempo de vida y las condiciones de sus componentes; como son: Reemplazo de llantas, mangueras, así también bandas, rodamientos, frenos, batería, cambio de carbones a motores eléctricos, ajuste de mecanismos, calibración por mencionar algunos.

En otras palabras este mantenimiento es invasivo; quiere decir que es necesario realizar algo sobre el “vehículo” y a su vez será  mejorado.

Por ejemplo: “Expertos recomiendan hacer un cambio del disco del embrague en un lapso no mayor a 5 años a un ritmo de 20 mil kilómetros por año, en caso de ser mayor se debe hacer ajuste al tiempo de reemplazo”

Sabemos que el disco del embrague no es fácil de inspeccionar para saber su estado de degradación, pero podemos suponer su deterioro y reemplazar antes de que falle.

Mantenimiento de Reemplazo o Modernización

Son aquellas actividades que buscan el cambio total del “vehículo” con el fin de reducir los costos actuales de mantenimiento, ya que estos son más caros que invertir en un nuevo. Cuando hacemos el recuento de gastos anuales a los servicios de mantenimiento realizados a nuestro “vehículo” podemos hacer una proyección de gastos y determinar si la inversión de reemplazo se recupera de corto o mediano plazo.

Sobre todo debemos entender que este mantenimiento no es invasivo al equipo actual; en otras palabras, no realizaremos algo sobre el “vehículo” para mejorarlo; solo lo reemplazaremos.

Por ejemplo: “Expertos recomiendan analizar que: Si los gastos de mantenimiento actuales a nuestro vehículo para mantenerlo en óptimas condiciones, en una proyección de aproximadamente tres años,  superan el 40% del costo total de un vehículo nuevo con características similares o mejores; será entonces el momento de cambiarlo”.

Esa proyección deberá considerar también aquellos gastos de mantenimiento predictivo así como los costos realizados por indisponibilidad, con el fin de asegurar al máximo la inversión nueva a realizar.

Mantenimiento de Inspección o Detección.

Es decir que son aquellas actividades las cuales solo se limitan a una inspección visual y de registro el funcionamiento de nuestro “vehículo” esto con el fin de detectar anormalidades en su utilización.

Por mencionar algunas de estas actividades son: Revisión semanal de niveles de líquidos lubricantes y refrigerantes; así como revisión de luces, indicadores, revisión visual de estado de desgaste de frenos, revisión de fugas, revisión de presión y estado de llantas, condiciones de la marcha, revisión del sistema de suspensión entre otros.

Normalmente este mantenimiento no es invasivo, es decir; que solo se limita a verificar es estado de operación.

Por ejemplo: “Expertos recomiendan revisar de manera semanal los niveles de líquidos lubricantes y refrigerantes para validar su condición optima, en caso de no ser así, revisar la existencia de pérdidas o fugas a estos de manera exhaustiva hasta localizarlas”.

Con una inspección visual ahorramos gastos de mantenimiento ya que la degradación de nuestro “vehículo” es constante; las pequeñas anormalidades detectadas se deben corregir, pues son el inicio de una falla mayor.

Línea de mantenimiento recomendada.

Ciertamente con los conocimientos anteriores se podría ahora organizar los tipos de mantenimiento en gráfico con el objetivo de emplearlos de una manera más adecuada.

Qué es el Mantenimiento

Conclusiones

Por último, las actividades de mantenimiento deben ser administradas no solo como una actividad restaurativa a realizar, sino como tendencias de calidad de vida a nuestro equipo en función a los gastos realizadas; sobre todo, siempre representadas en un gráfico que demuestre sus condiciones y proyecciones.